Cuando uno envía el diseño de un logo muchas veces no se percata de la necesidad de tener una versión negativa del mismo, pero tarde o temprano, tendrás que implementar el logo sobre una superficie oscura o negra, y si no se trabajó adecuadamente, te verás en la obligación de hacer alguna artimaña para tratar de solventarlo.

Los logos siempre deben disponer de una versión negativa, por lo que por normativa a la hora de crear una identidad visual debería tenerse entre las consideraciones la mejor versión negativa del logo posible.

Algunos logos tienen una fácil adaptación al negativo, en donde simplemente se intercambian los colores. Donde había rojo pongo blanco y donde había blanco pongo rojo… (o los colores que correspondan). Aquí algunos ejemplos a continuación:

Pero hay casos en los que el diseño es tan elaborado que al pasarlo al negativo, el trabajo se pierde casi por completo, incluso a veces se deforma y se convierte en un diseño completamente antiestético, perdiendo su identidad esencial. Como podrás imaginar esto es algo terrible para cualquier imagen corporativa, por lo que al diseñar algunos logos la conversión a su versión negativa tiene que ser mucho más meditada y trabajada, sobre todo cuando hablamos de rostros. Para que tengas una mejor idea de lo que estamos hablando a continuación te mostramos algunos logos que al convertirlos de manera automática, pierden sentido y forma:

¿Cómo se trabajan adecuadamente estas versiones negativas de logos? Para lograr la adecuada versión negativa en logos que tengan cierta complejidad, hay que prestar mucha atención a lo que son las luces y las sombras del mismo. El ojo humano necesita entender bien dónde y cómo van las sombras. Si tú simplemente inviertes colores, el blanco por el negro y el negro por el blanco en un diseño que contiene efectos de sombra, eso complicará la percepción del mismo, resultará antinatural. Para ello hay que analizar a fondo y discernir que partes se deben mantener como oscuras, como sombras, y qué partes como luces. Es como quien dice buscar un punto intermedio haciendo especial énfasis en las partes que son sombras y que delimitan las formas. En ocasiones tendrás que añadir algún trazo adicional para realizar estas delimitaciones. Para dejar claro de qué hablamos a continuación te mostramos estos trabajos de diseñadores que se dedicaron a mejorar la versión negativa de los logos que te mostramos anteriormente:

En el logo de KFC (que gráficamente es un logo excepcional), básicamente lo que hicieron fue mantener lo negro como negro y lo blanco como blanco, sacrificando el contorno exterior, el cual en la versión positiva se ve como un fuerte trazo negro mientras que en la versión negativa, dicho trazo se funde con el fondo.

 

 



Jueves, Abril 9, 2020



« Atrás